Una planta sagrada para los Incas y un alimento ideal,- la Quinoa.

   Quinoa, una planta sagrada con propiedades únicas.

    La quinoa era una planta sagrada para los Incas y todavía lo sigue siendo para los pobladores andinos. Un cereal desconocido por nuestra cultura hasta hace poco y, ahora, cada vez más consumido.

 

 

   Propiedades nutricionales.

   La quinoa no es ni un cereal ni una legumbre, sino un grano con diferente composición nutricional que la hace única y extremadamente saludable.

   Uno de los motivos por los que la quinoa se hizo tan famosa, fue por el hecho de la NASA la tratara como ejemplo nutritivo y la usara en los viajes para sus astronautas.

 

   Proteína de alto valor biológico.

   Una planta sagrada, que contiene todos los aminoácidos esenciales en las cantidades correctas para que nuestro organismo pueda “construir” sus propias proteínas. La quinoa es uno de esos alimentos que contiene proteínas aprovechables y que puede sustituir perfectamente el consumo de carne y pescado en dietas vegetarianas o, al menos, nos puede servir para rebajarlo un poco. Al mismo tiempo, como no tiene grasas saturadas ni gluten, tiene una buena digestibilidad.

 

   Omega 3 para el corazón.

   La quinoa es uno de los granos más ricos en ácidos grasos esenciales, entre ellos, los de la familia Omega 3.

 

   Rica en fibras.

   Es un prebiótico esencial para mantener la salud del intestino y el tránsito regular.

 

   Vitaminas y minerales.

   Aunque la quinoa contiene riqueza en vitaminas del grupo B (entre ellas, B1, B2, B3 y ácido fólico), A y E, destaca especialmente por su interesante composición de minerales y oligoelementos.

 

 

   Cómo cocinar la quinoa.

  Cocinarla como si fuese un cereal, solo que este grano tarda muy poco en hacerse.

   Lo primero, lavarla abundantemente hasta que el agua salga clara.

   Luego, añadir a la olla con agua y la dejamos hervir a fuego lento aproximadamente 20 minutos. Sí, se puede hacer en 10 minutos con el fuego a tope, pero si quiere conservar sus propiedades nutricionales, mejor tener un poquito de paciencia y espera diez minutos más cocinándola a fuego lento.

   El resultado es una especie de grano muy fino y delicado, mucho más suave que el arroz, el mijo o cualquier otro cereal, que combina perfectamente con los mismos ingredientes que sueles utilizar para cocinar el arroz.

 

 

   Recetas con quinoa.

   Ensalada de quinoa.

   C0cinar la quinoa y escurrirla.

   Luego, mezcla la con las hortalizas que tenga a mano: tomate, lechuga, cebolla, zanahoria, brócoli, etc… un poco de aceite de oliva virgen, sal, pimienta.

 

   Revuelto de quinoa y champiñones.

   Cocinar la quinoa en una olla. Mientras tanto, picar un poco de cebolla y unos champiñones y sofríelos en una sartén. Cuando se haya sofrito, quitarlo del fuego, añadir la quinoa escurrida. Aliñe con un poco de salsa de soja y unas semillas de calabaza.

 

   Caldo de quinoa.

   Elabore una buena sopa cociendo todo tipo de verduras. Cuele el caldo y utilícelo para cocer la quinoa. Finalmente, obtendrá una sopa.

   Cocido de quinoa.

   Mientras cueces la quinoa en una olla llena de agua, añade también algunas verduras frescas que tenga a mano, troceadas., un poco de patata en cuadraditos, puerro, zanahoria, cebolla

   Déjelo cocer todo a la vez durante 20 minutos a fuego lento (las verduras a medio hacer son exquisitas y más nutritivas). Al final, añada sal, comino, jengibre y un chorrito de aceite de oliva virgen crudo.

   Ante cualquier duda consulte con su medico.

 

 

 

Compartir Publicación: