Los hidratos de carbono, el combustible para nuestra mente.

   Nuestra mente necesita un “combustible” para funcionar correctamente y a buen ritmo. Este combustible son los hidratos de carbono, que cuando los tomamos obtenemos glucosa.

    Si queremos mantener un equilibro saludable, necesitamos los hidratos de carbono porque es la principal fuente de energía que recibe nuestro cuerpo.

 

 

   Esto es así porqué durante la digestión estos componentes se van dividiendo hasta transformarse en glucosa, que es el compuesto mas sencillo que las células de nuestro cuerpo pueden aprovechar como energía.

 

   Si nos faltan los hidratos de carbono, tendremos una memoria más débil.

   El cerebro de un adulto utiliza 140 gramos de glucosa al día. Eso equivale al 50% de la ingesta total de la dieta.

  Hay estudios que demuestran que una alimentación baja en carbohidratos disminuye la memoria y la capacidad cognitiva. Y por otro lado, también hay investigaciones que concluyen que el consumo de este nutriente está asociado a una mayor agilidad mental, mejor memoria y atención, ademas de reducir el cansancio.

 

   ¿Por qué son tan buenos los hidratos de carbono?.

   Hay una explicación muy sencilla, la glucosa es el combustible básico y esencial que necesita el cerebro, y este no puede almacenarla, por lo tanto debemos administrársela de manera constante. Debemos evitar los períodos de ayuno, no pasar mas de 3 o 4 horas sin comer, dividir nuestra alimentación en 5 o 6 tomas al día, por lo tanto es comer menos y mas veces.

 

 

   ¿Qué es el índice glucémico (IG)?.

   El índice glucémico es la capacidad de los hidratos de carbono para convertirse en glucosa sanguínea. Una vez se ha completado todo el proceso de digestión.

 

   No todos son iguales. ¿Cuáles nos benefician?.

   Hay una escala para calificar los hidratos de carbono que va de 0 a 110. Para que un alimento nos sea beneficioso, necesitamos que su aporte de glucosa sea inferior a 55, eso quiere decir que la absorción es más lenta.

   Tenemos que pensar que en general los productos refinados o procesados suelen tener un IG más alto que los integrales.

  • La fructosa, el arroz integral y las legumbres son alimentos que tienen un bajo IG y son beneficiosos.
  • El azúcar, la miel, el pan blanco, los refrescos comerciales, el puré de patata y el arroz blanco, lo tienen elevado, por lo tanto no son tan buenos.

   Para que sepamos como nos ayudarían mas los hidratos de carbono cuando los tomamos, hay unos ejemplos prácticos.

  • Tomar pan integral o cereales como la avena, en lugar de pan blanco.
  • Si no tenemos mas remedio que tomar alimentos altos en IG. Tenemos que aumentar la fibra soluble de manzanas, lentejas y avena, ya que nos ayuda a que el paso por el tracto sea mas lento.

    Si te ha gustado, y quieres saber más, pincha aquí.

 

Compartir Publicación: