La Granada, un fruto para estómagos delicados, y ¿sabes para que más?.

   La granada es un fruto con buenas propiedades y beneficios para el cuerpo.

   Es un fruto nativo del suroeste de Asia que pertenece a la familia de las Punicáceas. La granada entre sus componentes sobresalen, el potasio, ácido cítrico, flavonoides y taninos. Es ideal para estómagos delicados, ya que los taninos le atribuyen propiedades astringentes y antiinflamatorias sobre la mucosa digestiva.

 

 

Otro beneficio es que es una fruta rejuvenecedora, ya que entre sus componentes incluye antioxidantes y vitamina C, que dan elasticidad a la dermis.

 

   Propiedades de esta fruta.

   La granada se cultiva fundamentalmente en zonas de clima templado. En el caso de Europa, en España y en Italia. Las propiedades beneficiosas de la granada ya eran conocidas desde hace mucho tiempo, llegando a utilizar la cáscara para regular el intestino perezoso. En el Oriente es un símbolo del amor y de la fecundidad.

   La granada, aunque tiene un sabor ligeramente amargo, es rico en sales minerales, agua y vitaminas. Es rica en antioxidantes, proteínas, carbohidratos, grasas y minerales como el potasio, hierro, calcio, magnesio, fósforo y, en menor medida, manganeso y zinc. Contiene unas 60 kilo-calorías por cada 100 gramos.

 

 

   Grandes Beneficios.

   Gracias a la presencia de taninos, esta fruta tiene una acción antitumoral, lo que impide o dificulta la formación de metástasis y reduce los efectos de los radicales libres. Las antocianinas que contiene el zumo de granada provocan una acción protectora contra el daño de los rayos ultravioletas.

   Su zumo también puede actuar como un diluyente de la sangre, reduciendo el riesgo de aterosclerosis y mejorando la prevención de enfermedades cardiovasculares.

   Pero no se acaba aquí los beneficios. Su consumo regular ayuda a controlar el colesterol, reduciendo el malo (colesterol LDL) y aumentando el bueno (colesterol HDL). También ayuda a combatir la obesidad, a mejorar el bienestar general y está indicado para los pacientes en diálisis.

 

   Contraindicaciones.

   El consumo excesivo de granada (en particular, la corteza) puede causar intoxicación. En estos casos, los síntomas son mareos, dolor de cabeza, somnolencia y dificultad para respirar.  Además, el zumo de esta fruta puede inhibir el efecto de algunos medicamentos. Si estamos tomando algún fármaco, conviene consultar al médico sobre las posibles interacciones con determinados alimentos, entre ellos la granada. Aunque es poco probable, puede producir alguna reacción alérgica, por ejemplo al aplicarla sobre la piel (picor, congestión nasal…).

   Ante cualquier duda consulte a su médico.

   Si te ha gustado, y quieres saber más, pincha aquí.

 

Compartir Publicación: