Dieta macrobiotica, orientada a lograr una vida duradera y saludable.

    Cualides de la dieta macrobiotica.

   Es una doctrina creada en al año 1957 por el japonés Georges Ohsawa, la dieta macrobiotica, que se centra en un conjunto de normas así como consejos que se encuentran principalmente orientados a lograr una vida duradera y saludable, un equilibrio y bienestar, tanto interior como exterior.

 

 

   Los grandes pilares de la dieta macrobiótica son los cereales integrales y los cereales de origen biológico, como el maíz, el trigo, la cebada o el arroz, pueden ser cocinados en diferentes formas como cocidos, guisados o en sopa.

   Las verduras, las hortalizas, los aceites vegetales, las algas marinas y la soja también son alimentos que entran dentro del grupo de alimentos macrobióticos.

 

   7 beneficios de una dieta macrobiótica.

   La alimentación macrobiótica aporta infinidad de beneficios al organismo, su alto poder nutricional y sus formidables propiedades contribuyen a mantener intacta la salud del organismo. Por lo que, entre los beneficios más destacables merecen especial mención los siguientes:

   Energía: 

   Ayuda a proporcionar mayor energía, fuerza y vitalidad al organismo.

   Regularidad:

   El consumo de alimentos macrobióticos te ayudará a ir con regularidad al cuarto de baño cada día.

   Menor acidez: 

   Ayudará a mantener el pH adecuado de tu cuerpo, por lo que, evita la rigidez muscular, inflamación y una mala absorción de los alimentos.

   Pérdida de peso: 

   Esta dieta contribuye a la pérdida efectiva de peso.

   La alimentación macrobiótica mantiene estables los niveles de azúcar en sangre.

 

 

   Alimentos permitidos en la dieta macrobiótica.

  Entre los alimentos básicos cabe destacar:

   Cereales integrales:

   Deben ser el 50% del total de los alimentos que se ingieran diariamente, por lo que, son aconsejables; arroz, centeno, cebada, cuscús, arroz, trigo, avena, maíz, entre otros.

   Vegetales y hortalizas:

   Los mismos deberán ser ingeridos hasta completar el 25% del total de los alimentos ingeridos de manera diaria. así mismo, se aconseja que sean cocidos y ecológicos.

   Legumbres:

   Las legumbres se podrán consumir hasta alcanzar un 15% de la alimentación diaria ingerida.

   Sopas:

   Solamente pueden ingerirse si se les añaden algas o vegetales, con un límite dos tazas de sopa diarias.

   Proteínas animales:

   Se permite la ingesta de carnes blancas sin piel como el pollo o el pavo de manera excepcional, o bien el pescado blanco un máximo de dos veces por semana.

   Fruta:

   Seca y cocida, y en ocasiones ingerirla fresca.

   Huevos:

   Huevos ecológicos y de manera ocasional.

   Líquidos:

   Deben ser ingeridos después de las comidas, nunca durante la ingesta de alimentos, bebiendo despacio y sorbo a sorbo. Además, ingerir agua tibia, té o café de cereales.

 

 

   La alimentación debe estar compuesta por:

50%- 60% de cereales.

20-25% de hortalizas y cereales

5-10% de legumbres y algas

5% de sopas y semillas.

 

   Alimentos prohibidos por dieta macrobiotica.

Grasas animales.

Carnes rojas.

Azúcares, dulces y derivados.

Frutas tropicales y zumos.

Productos lácteos.

Alimentos refinados.

Condimentos y especias (picantes o fuertes).

Berenjenas, patatas y tomates.

Alimentos con conservantes y colorantes.

Alimentos cultivados con abonos químicos.

   ¿Tiene algún inconveniente la dieta macrobiotica?

   Sí: Por lo que, este tipo de nutrición no aporta apenas proteínas de calidad, ni hierro fácil de asimilar, ni vitaminas. Por ejemplo, es destacable la carencia de la vitamina C.

   ¿Quiénes pueden realizar esta dieta?

   La dieta macrobiótica es desaconsejable para algunos sectores de la población, no debería ser seguida por los niños ni por los adolescentes, ni por mujeres que están en edad fértil.

 

   Ante cualquier duda consulte a su médico.

 

Compartir Publicación: