Tensión y dolor muscular, ¡Tienes problemas!.

 Remedios para la tensión y dolor muscular.

   Tensión y dolor muscular, sensación de rigidez, inflamación, contracturas, entumecimiento, calambres, hormigueo o dificultad de movimiento; incluso pueden aparecer irritabilidad, problemas digestivos o respiratorios, insomnio o cansancio.

   Estas dolencias  se han convertido en parte del día a día de muchas personas.

 

 

 

 

   Aquí presentamos algunos remedios naturales para ayudar a prevenir y disminuir la Tensión y dolor muscular con sus síntomas asociados.

 

   Pasiflora.

    Sus propiedades relajantes ayudan a reducir la contracción sostenida que aparece en muchos cuadros de tensión muscular.  Calma el dolor y el sistema nervioso en general facilitando el descanso y la regeneración de los tejidos.

   Se puede tomar en forma de extracto (dosis según prospecto) o como infusión (1 cucharada de postre por taza) un par de veces al día. Al contener flavonoides no produce somnolencia.

 

   Romero.

   Especialmente indicado si notamos dolor , la zona está caliente, enrojecida o cargada. Muy recomendado después de un gran esfuerzo, de un golpe o una torcedura. Una forma fácil de aprovechar sus beneficios es realizar friegas con alcohol de romero. Se aconsejamos que lo adquiera en un herbolario o lo hagas ustd mismo, el alcohol debe quedar de un color verde oscuro o marronoso.

 

   Agua fresca.

   En presencia de  inflamación o riesgo de ella (por ejemplo después de un golpe) aplicar un frío moderado aumenta el riego sanguíneo y reduce la inflamación en cualquier zona del cuerpo.

   En los casos de dolor y tensión cervical puedes refrescarte la cara, nuca, sienes o toda la cabeza con abundante agua fresca varias veces al día.

   Un exceso de frío puede inflamar, por lo que el agua debe ser fresca, no helada. No aplicar hielo directamente. 

   Si  el dolor o molestia es debido a rigidez del tejido muscular, facial, articular, etc. Sin inflamación sustituye el frío por calor. Sobre todo, en caso de duda, consulte a su médico.

 

   Menta japonesa .

   Unas gotas de aceite esencial de menta japonesa mezcladas con crema hidratante tienen efecto antiinflamatorio y descongestionante. También, aplicar masajeando en círculos una pequeña cantidad en la zona afectada y mantener destapada unos minutos. Tener la precaución de lavarse bien las manos y evitar el contacto con los ojos ya que la menta los puede irritar.

 

   Sales de Epsom (sulfato de magnesio).

    Alivia el dolor muscular, reduce la inflamación, mejora la circulación y relaja el sistema nervioso asociado a la musculatura. Se absorbe eficazmente a través de la piel, proporcionando un alivio casi inmediato en dolores musculares.

   Para baños, añadir al agua caliente de la bañera 1 vaso (de 250 ml) de Sal de Epsom. El baño no debe exceder los 15 minutos.

   En compresas para aplicación local:

   En un bol con 250 ml de agua caliente, añadir una cucharada sopera rasa de Sal de Epsom. Empapar un paño  y aplicar en la zona afectada durante 20 minutos. Mantener el calor del paño con una bolsa de agua caliente o cerca de una fuente de calor. Evitar el contacto con cortes, heridas, padrastros, etc.

   Para mantener la musculatura en el mejor estado y evitar problemas de tensión, contracturas y dolor muscular es una buena idea incluir en su rutina diaria unos minutos de estiramientos. En pocos días notara los resultados.

   Recomendamos que cualquier extracto o infusión que utilices sea de plantas con certificación de cultivo ecológico. Así evitará pesticidas y otros químicos que pueden repercutir en su salud, e incluso, empeorar la dolencia que intenta tratar.

   Los remedios que te hemos expuesto son a modo de “primeros auxilios” o como complemento a otros tratamientos. 

   Ante cualquier duda consulte a su médico.

   Si te ha gustado, y quieres saber más, pincha aquí.

 

 

Compartir Publicación: