Quemadura doméstica, ¿Que hacer?.

¿Qué hacer ante una quemadura doméstica?.

   Quemadura doméstica. ¿Cuántas veces se ha quemado en casa tras un pequeño descuido?. Según los especialistas, el 60% de las quemaduras que se atienden en los hospitales se producen en el hogar.

 

 

Quemaduras domésticas más comunes…

   El baño y la cocina son los lugares donde más accidentes se producen, ya que es allí donde se concentran riesgos potenciales, como fuentes de frío y calor, aparatos eléctricos y sustancias químicas.

 

¿Qué hay que hacer?.

   Ya se trate de una quemadura térmica, eléctrica o química, lo primero es interrumpir el contacto entre el agente causante y el organismo.

   Inmediatamente se sugiere aplicar abundante agua fresca sobre la zona afectada, ya que esto permitiría retirar los restos del agente causante, disminuyendo la inflamación y alivia el dolor.

   Unas horas después del accidente; cuando se haya reducido la inflamación y el dolor, si la lesión es leve, puede aplicarse un antiséptico y un apósito para reducir el riesgo de infecciones.

 

   En general, las quemaduras extensas deben ser siempre atendidas en un hospital.

 

   Según los especialistas, así mismo, existe una gran afectación si el área dañada es superior a la que ocuparían diez palmas de la mano.

   También, hay que tener en cuenta la profundidad de la lesión, no es lo mismo una quemadura solar que por agua hirviendo.

   En todos estos casos, es recomendable, por lo tanto, cubrir la zona quemada con paños mojados y trasladar al afectado al hospital lo antes posible.

 

 

 Más vale prevenir que lamentar.

    Existen determinadas situaciones que aumentan el riesgo de quemaduras :

    Utilizar aparatos eléctricos en malas condiciones.

    Almacenar productos tóxicos de limpieza en botellas destinadas a bebidas.

    Abrir una olla exprés de forma brusca.

    Las situaciones citadas anteriormente aumentan las posibilidades de terminar con una lesión.

 

Con los bebes es fundamental :

   Comprobar la temperatura del agua del baño y de la comida.

 

Derribando mitos populares.

   La lejía que algunos recomiendan.  Sólo sirve para intensificar los síntomas de la zona afectada y aumentar la profundidad de la lesión.

   La pasta de dientes que se utiliza a menudo por su efecto refrescante; lo único que consigue es irritar la zona.

Si te ha gustado, y quieres saber más, pincha aquí.

 

 

Compartir Publicación: