Mal aliento

 

El Mal aliento.

 –Mal aliento o  tener mal aliento puede ocasionar situaciones desagradables tanto para el que la padece como para la persona que se está cerca de nosotros. Este problema es difícil de detectar en algunas ocasiones…¡ salvo que una persona cercana y con confianza nos lo diga!, muchas ocasiones podemos detectarla nosotros mismos, es tener la sensación de la boca seca, es una de las señales más destacadas.

 

 

¿Causas?

 

El mal aliento, tiene diversos orígenes: infecciones, restos de comidas, aunque el más destacado es la presencia de placa bacteriana en nuestros dientes, lo que hace imprescindible el cepillado después de cada comida.

Si sigues los siguientes consejos, puedes ir despidiéndote del mal aliento.

 

Combatir el mal aliento

  •    Visitar periódicamente al dentista para que nos revise la dentadura. Es muy aconsejable también someternos a limpiezas bucales, que incluyen la eliminación de sarro, cada cierto tiempo. Con esto conseguiremos acabar con cualquier resto de bacterias que tengamos en nuestra dentadura.

 

  •    Cepillar los dientes muy bien después de cada comida. Podemos usar pastas dentífricas mentoladas o con clorofila para aumentar esa frescura en nuestra boca. También es importante usar enjuague bucal al menos dos veces al día mañana y la noche.

 

  •    Evitar el consumo de ciertos alimentos como el ajo, la cebolla, los pepinillos y los muy picantes. También es aconsejable evitar el consumo de productos lácteos, sobre todo por la noche, ya que éstos fermentan en nuestro cuerpo, provocando que tengamos mal aliento por la mañana.  Igualmente reducir o anular el consumo de alcohol y tabaco, más aún en ayunas.

 

  •    Consumir alimentos que aumenten la secreción de saliva, como los cítricos o la manzana. Una buena opción es tomarlos como zumos/jugos durante la comida.

 

  •    Masticar chicles sin azúcar es también algo que nos ayudará a producir más saliva. ¡Pero sin abusar!

 

 

Compartir Publicación: