La risa, antidepresiva y desestresa.

La risa, antidepresiva y desestresa.

La risa

    La risoterapia es una técnica que consiste en guiar a un grupo de personas para que, a través del juego, logren experimentar un profundo estado de bienestar y aprendan a abordar la vida desde un punto de vista mucho más optimista y positivo.

 

 

   La risa beneficia al sujeto en su totalidad nos aporta beneficios mentales, emocionales y somáticos.

   Al reír, producimos endorfinas y adrenalina, que mejoran el funcionamiento del sistema inmunológico, protegiéndonos así de virus e infecciones, y mejoran la vivencia de cualquier dolencia o enfermedad.

   También la risa facilita la respiración y la digestión, alivia los síntomas de la menopausia, previene el infarto, potencia la pérdida de peso y nos ayuda a dormir mejor.

 

Las sesiones de Risoterápia.

   El objetivo de las sesiones es recuperar la risa mediante juegos de distensión y desinhibición. Se utiliza música y materiales básicos, como pueden ser globos, colchonetas, pompas de jabón, etc, como disparadores para realizar diferentes ejercicios de forma individual, por parejas, o en grupo.

   Se propicia un clima agradable, donde van aumentando las sensaciones y estímulos hasta llegar a un punto álgido, tras el cual se acompaña al grupo hasta un estado de relajación, llegando al fin de la sesión.

   Luego de cada sesión se experimenta un estado de profunda relajación y de bienestar.

   Con la práctica continuada de la risoterapia. Se van produciendo cambios en el funcionamiento cerebral y, en consecuencia, también en nuestros pensamientos, sentimientos y nuestros actos.

    Se procura generar un estado de ánimo alegre ante la vida que, por supuesto no eliminan los problemas que tenemos. Pero sí nos hacen verlos desde otra.

 

¿Cada cuánto recomendáis acudir a una sesión?.

   Según sea el caso, puede ser aconsejable iniciar un proceso de terapia individual, en el que la risoterapia sea una terapia de apoyo que facilite una mejoría más notable.

   Es aconsejable reír al menos tres veces al día:

   Por la mañana nos predispone a afrontar el día con optimismo.

   Al mediodía facilita la digestión.  

   Por la noche nos ayudará a dormir plácidamente.

   Podemos introducir en nuestro día a día hábitos para asegurarnos estos tres momentos de risa, como pueden ser:

   Realizar un dibujo gracioso sobre aquello que nos preocupa.

   Reírnos a solas frente al espejo, empezar.

   Mantener contacto con aquellos que saben alegrarnos en cada momento.

   Y otras muchas formas que a cada uno se le ocurran según sus gustos y aficiones.

   Si te ha gustado, y quieres saber más, pincha aquí.

 

 

Compartir Publicación: