Hierba maría luisa, ¿conócela?.

 Propiedades medicinales y cuidados de hierba maría luisa.

   Hierba María Luisa, con su perfume característico a limón y sus propiedades la hacen muy apreciada. La Hierba Luisa o María Luisa (Aloysia triphylla), es un elegante arbusto originario de América Central,  puede alcanzar una altura de dos metros. Sus hojas lanceoladas exhalan un agradable aroma a limón. La encontramos como planta ornamental en jardines y balcones.

 

 

 

   Este arbusto fue traído a Europa hacia finales del siglo XVI para utilizar sus hojas en perfumería, pero pronto se descubrieron sus virtudes medicinales.

   De sus hojas se obtiene el aceite de verbena que se utiliza en numerosas aguas de colonia.

   Sus hojas secas conservan el aroma durante años por lo que es muy adecuado ponerlas en saquitos de tela para perfumar la ropa de los armarios.

 

Cuidados del arbusto.

   La hierba maría luisa, puede plantarse en jardineras muy grandes o en un rincón del jardín en tierra abierta. Necesita mucho sol, tierras que no se encharquen y no mucho abono, solamente una vez cada quince días entre Mayo y Septiembre. Hay que tener en cuenta que es un arbusto que puede alcanzar los dos metros de altura, por lo que necesita espacio.

   Aunque no es habitual, puede ser atacada por pulgones y araña roja. Las hojas y flores secas deben eliminarse para que no pierda vigor. 

   Es conveniente protegerla en el invierno porqué soporta mal las heladas. De cualquier forma si se adapta al terreno, puede vivir muchos años aunque los inviernos sean crudos. Es un arbusto  que en invierno pierde totalmente sus hojas rebrotando con fuerza en primavera.

 

Recolección de la Hierba Luisa.

    Lo ideal es recoger sus hojas durante su floración, en pleno verano. Es entonces cuando la planta cuenta con una mayor cantidad de sustancias medicinales, si es necesario, pueden recogerse en cualquier época del año.

 

Propiedades medicinales.

Infución.

   La Hierba Luisa se utiliza en forma de infusión, la medida aproximada es de una cucharada de hojas secas de la planta por cada taza de agua. En este caso, se coloca la cucharada de hojas en una taza, se añade agua caliente, se tapa y deja reposar por 5 minutos, pudiendo beber hasta 3 tazas al día.

 

Para el dolor de muelas.

   Poner una hoja fresca  encima de la encía, alrededor del diente enfermo, es muy eficaz para ayudar a calmar el dolor.

   Posee cualidades expectorantes.

   Realizar infusiones endulzadas con miel de eucalipto.

 

Remedio natural para el insomnio.

   La Hierba Luisa es una planta que contiene melatonina,  que es un regulador del sueño. Se sugiere beber una taza de infusión por la noche.

 

 

Efectos sedantes.

   Es uno de los más conocidos y antiguos remedios naturales para los nervios, también, la ansiedad y el estrés.

Antioxidante.

Mejora la digestión.

   La Hierba Luisa también es muy conocida por sus propiedades para mejorar la digestión y evitar los gases intestinales (flatulencias, meteorismo).

 

Antihistamínico natural.

   La Hierba Luisa contiene citral, que es un aceite que actúa como antihistamínico natural, siendo, así mismo, muy  beneficioso para prevenir y controlar las alergias.

Calmante natural para todo tipo de dolores.

   El linalol tiene efectos antiespasmódicos y antiinflamatorios que hacen de la Hierba Luisa, sea un excelente calmante natural para todo tipo de dolores, en especial para los del sistema digestivo, cólicos causados por cálculos de vesícula o de riñón.

 

Tratamiento natural para el Síndrome del intestino irritable.

   Esta hierba se utiliza como tratamiento natural para el Síndrome del intestino irritable (colon irritable).

 

 Antibacterial.

   El limonelo, otro aceite esencial contenido en la hierba maría luisa; tiene propiedades antibacteriales que ayudan a combatir infecciones; en forma externa se pueden tratar lesiones de la piel con las infusiones de esta planta.

   Las hojas pueden arrancarse de una en una. Cómo tomar Hierba Luisa.

Si te ha gustado, y quieres saber más, pincha aquí.

Ante cualquier duda, consulte a su médico.

 

Compartir Publicación: