Cuidar la piel después del verano.

Después del verano hay que cuidar la piel.

    Cuidar la piel, es importante durante todo el año, pero después del verano, aún lo es más, porque el sol, el agua, el viento y los cambios bruscos de temperatura pueden haber irritado nuestra piel. Es importante  cuidar nuestra alimentación.

 

 

   La fruta y la verdura no pueden faltar en nuestra dieta, porque nos aportaran los ácidos grasos que necesitamos, así la proteína es importante en nuestra dieta ya que nos ayuda a producir el colágeno de la piel.

 

El  cuidado de la piel por fuera.

 Limpieza.

   Debemos limpiarla dos veces al día, una por la mañana y otra por la noche, pero después del verano es importante no olvidarnos de este paso. La limpiaremos con un gel de ph neutro para que no se irrite, o bien con agua micelar.

   Es conveniente, también aplicar un buen tónico refrescante para calmar la piel y devolverle su tono natural. Podéis usar, también, agua de rosas o agua termal.

 

Hidratación.

    Por la mañana, con una crema hidratante con protección solar haríamos suficiente. Es conveniente que la crema hidratante contenga principios activos reparadores como vitaminas o aceites.

   Por la noche, antes de aplicar una crema hidratante podemos utilizar un sérum de tratamiento.

   Después del sérum, podéis utilizar una crema hidratante de noche, dependiendo de vuestra edad.

 

Exfoliación.

   No os olvidéis de exfoliarla una vez a la semana, tanto el rostro como el cuerpo. De esta manera, eliminaréis todas las células muertas, haréis que los productos penetren mejor y contribuiréis a que el bronceado os dure mucho más tiempo. 

   Si vuestra piel es fina y seca, mejor utilizar exfoliantes de grano fino. Si por lo contrario tu piel es más gruesa y grasosa, usa uno de grano más grande.

Ante cualquier duda, consulta a tu dermatólogo.

Si te ha gustado, y quieres saber más, pincha aquí.

Compartir Publicación: