Infecciones vaginales

Infecciones vaginales por hongos (candidiasis)

Las infecciones vaginales por hongos, conocidas como cadidiasis son un tipo de infección común provocada por la levadura Candida albicans, un tipo de hongo.

 

Las infecciones vaginales por hongos suelen ocurrir en las partes más húmedas y calientes del cuerpo, como la boca y las áreas húmedas de la piel. Cuando la infección se produce en la zona de la vagina, esta afección se denomina candidiasis vaginal. Las infecciones vaginales por hongos abundan en las niñas en proceso de crecimiento. Un 75% de todas las mujeres tienen una infección vaginal por hongos en algún momento de su vida.

 

Las infecciones vaginales por hongos pueden cursar con dolor, picor, enrojecimiento, flujo vaginal blanco y espeso, escozor o molestias al orinar y a veces áreas blanquecinas en la piel de la zona vaginal. En la mayoría de los casos, este tipo de infecciones se puede evitar manteniendo bien limpia y seca la zona de la vagina.

 

Si tiene una infección vaginal por hongos, su médico le recetará el tratamiento adecuado, que le eliminará los síntomas en un par de días y le curará la infección en el curso de una semana.

 

Posibles Causas

 

Las levaduras del género Candida se localizan normalmente en pequeñas cantidades sobre la piel y dentro de la boca, del sistema digestivo y de la vagina sin que estas provoquen alguna enfermedad. La cantidad de este tipo de levaduras en el cuerpo de una persona se mantiene bajo control gracias a un sistema inmunitario sano y a una serie de bacterias que son beneficiosas para el organismo.

 

Los síntomas aparecen cuando la cantidad de levaduras del género Candida crece demasiado, saliendo la infección. El candidato perfecto para contraer la candidiasis: si una persona tiene el sistema inmunitario debilitado, debido a una enfermedad o al hecho de haberse medicado con quimioterapia o esteroides, las levaduras del género Candida presentes en la vagina se reproducen en exceso y provocan la infección por hongos.

 

También puede, que este tipo de levaduras crezca después de que una niña tome antibióticos para tratar una infección como la faringitis estreptocócica. Estos antibióticos, aparte de acabar con las bacterias nocivas, también deshacen las bacterias beneficiosas que se encargan de mantener bajo control a las levaduras. Las levaduras también crecen cuando la densidad de azúcar en la sangre de una niña es elevada. El que padece una diabetes mal controlada o sin controlar es más proclive a desarrollar infecciones por hongos.

 

Las levaduras se desarrollan en medios húmedos y oscuros, de modo que las prendas de ropa sobre todo, de ropa interior que van demasiado ajustadas y/o que están fabricadas con tejidos como el nylon, que retienen el calor y la humedad, ayudan a las infecciones por hongos.

 

A medida que las niñas maduran y atraviesan la pubertad, los cambios hormonales que experimentan las hacen más vulnerables a las infecciones por hongos; algunas veces las chicas desarrollan infecciones vaginales por hongos justo antes de tener la menstruación. Las mujeres embarazadas son especialmente propensas a desarrollar este tipo de infecciones. Las niñas que todavía no han atravesado la pubertad tienen menos posibilidades de desarrollar infecciones vaginales por hongos, pero también las pueden desarrollar. Si tiene una hija de corta edad que se queja de picores y molestias en el área vaginal, hable con su pediatra sobre sus síntomas.

 

Puede ocurrir le a cualquier chica y no se consideran enfermedades de trasmisión sexual, aunque se pueden contagiar.

 

Como prevenirla

 

En algunos casos, se pueden prevenir utilizando jabones sin perfumar y evitando las duchas vaginales. A algunas niñas y jóvenes, hay determinados geles de ducha, lociones o detergentes para la ropa que les provocan irritaciones en la piel que benefician a dichas infecciones. Es una buena idea que le compre a su hija productos de baño y de higiene personal que sean suaves y no perfumados.

 

También le ayudará el hecho de llevar ropa interior de algodón o bragas con entrepiernas de algodón que no retengan la humedad ni dificulten la circulación. Evite las prendas demasiado ajustadas y las fabricadas con tejidos como el nylon, que retienen el calor y la humedad como unos tejanos apretados, la ropa interior de nylon y las medias. Después de nadar o de hacer ejercicio utilizando ropa de nylon muy apretada o pegada al cuerpo, debería quitarse enseguida la ropa húmeda o mojada y ponerse prendas secas y holgadas.

 

Como tratarlo

 

Si presenta cualquier síntoma de una infección vaginal por hongos, como picor o flujo vaginal fuera de lo normal, debería ver a su pediatra o ginecólogo. Hay otras infecciones que tienen síntomas similares, pero que requieren tratamientos diferentes. Es posible que el pediatra le pida a su hija que recoja una muestra de orina con el fin de descartar la presencia de una infección urinaria y que le extraiga una muestra de flujo vaginal para examinarla.

 

Si tiene una infección vaginal por hongos, el pediatra le recetará un medicamento para tomarlo por vía oral o bien una crema, comprimidos o supositorios de aplicación vaginal, que le eliminarán los síntomas rápidamente y le curarán la infección. Cualquier persona sometida a un tratamiento vaginal debe abstenerse de mantener relaciones sexuales hasta completar el tratamiento; además, estos medicamentos pueden debilitar la estabilidad de preservativos y diafragmas.

 

 

Compartir Publicación: