Diabetes en el embarazo.

La Diabetes Gestacional o Diabetes en el embarazo.

   Diabetes en el embarazo, es una de las complicaciones más frecuentes. Las mujeres embarazadas padecen una serie de cambios metabólicos, uno de ellos es que tiene que producir tres veces más de insulina de lo normal.

 

 

   Si la creación de insulina no se consigue se produce la tan temida diabetes, ya que no se equilibra el nivel de azúcar en la sangre.

   Deben ser conscientes las mujeres de que la diabetes gestacional les afecta a (Infecciones urinarias y vaginales, más liquido en el útero, cesárea y diabetes después del parto).

Hay que tener en cuenta.

    Hay que tener también en cuenta que a nuestros bebés, ya que pueden nacer con un exceso de peso, alformaciones congénitas (renales, cardiacas…), inmadurez pulmonar, hipo glucemia, hipo calcemia, exceso de bilirrubina y posibilidad de que el bebé sea obeso y/o diabético en el futuro. 

   La diabetes en el embarazo está vinculada con el exceso de peso antes o durante el embarazo. El ejercicio y  una buena alimentación en el embarazo, antes y durante el mismo. Será primordial para combatirla y sobretodo, evitarla.

 

¿Para qué sirve y qué es la insulina?.

   Es fabricada por el páncreas, y esta se encarga de convertir el azúcar de la sangre en energía o almacenarlo en forma de grasa para usarlo más adelante, si el páncreas no es capaz de fabricar la insulina que necesitamos, se da el aumento del nivel de azúcar en la sangre.

   Solo cuando mediante la dieta y el ejercicio no logremos equilibrar este nivel de azúcar tendremos que recurrir a la insulina inyectada.

 

Diabetes en el embarazo.

¿Eres causa de riesgo?.

   Hay factores de riesgo sobre los que no podemos actuar:

   Edad de la madre, superior a 30 años, familiares con diabetes, hijos previos con malformaciones o peso de más de 4 Kilos al nacer.

   Las más usuales si podemos evitarlas: diabetes en embarazos anteriores y obesidad antes o durante el embarazo. Si tienes pensado quedarte embarazada es un buen momento para bajar de peso y seguir una dieta equilibrada.

   Debes saber que puedes no tener ningún factor de riesgo y sufrir diabetes gestacional y que esta suele desaparecer después del parto.

 

Detectarla, ¿Cómo?.

   En las semanas 24-28 del embarazo se realiza el Test de O’Sullivan. Consiste en ingerir 50 gr de glucosa en ayunas. Después de 1 hora se extrae sangre para ver el nivel de glucosa sanguínea. Si esta es igual o superior a 140mg/dl se considera positivo y habrá que repetir la prueba.

   En esta otra prueba se ingieren 100gr de glucosa en ayunas y se hace la medición de glucosa la 1ª, 2ª y 3ª horas. Si dos o más valores superan el máximo se considera diabetes gestacional.

 

Diabetes Gestacional, ¿Cómo debemos abordar la?.

   Lo más importante es con la alimentación.

   Es muy valioso hacer 6 tomas al día (Desayuno, media mañana, comida, merienda, cena y antes de ir a dormir). Así de este modo evitamos que el nivel de azúcar en sangre sean excesivamente altos o bajos y que se produzca un estado de cetosis.

   Se deberán tomar un 40-50% de hidratos de carbono preferiblemente complejos (pasta, arroz, legumbre, pan, patatas…); complementándolo con una buena dosis de alimentos proteicos (Queso, carne, pescado, huevos…) y grasas (Aceite de oliva…).

Que no hacer.

   Evitar consumir un exceso de hidratos de carbono de absorción rápida como el  azúcar, la fruta y la leche.

   No planificar dietas con menos de 150gr de hidratos de carbono. Evitar el ayuno para evitar que se formen cuerpos cetónicos. Esto puede afectar negativamente al feto.

     Ejercicio físico. Los más aconsejados, andar y natación. Se produce un descenso de los niveles de glucosa en la sangre.

    El ejercicio debe ser continuado, 1 hora diaria, y moderado. Siempre que la alimentación y el ejercicio hayan fracasado habrá que administrar insulina  para regular el nivel de azúcar en sangre.

   El embarazo, cuando lo planeamos es el momento ideal para instaurar buenos hábitos alimenticios, no fumar y no beber. De eso dependerá la salud de nuestro futuro hijo.

 

 

Compartir Publicación: