El Llantén un buen remedio casero para respirar mejor.

  El Llantén, una planta con propiedades contra todas las afecciones de las vías respiratorias. 

   En el momento en el que el hombre empieza a colonizar el medio natural, empieza un nuevo proceso, dirigido por plantas, como el Llantén, adaptadas a estos inhóspitos medios. Poco a poco, irán recuperando terreno, haciéndolo crecer en variedad de especies; dejando, un apreciado huerto natural cerca de nuestras casas.

 

 

   El llantén es una herbácea perenne, perteneciente a la familia de las Plantagináceas. Posee tallos florales de entre 30 y 50 centímetros de altura, sin ramificar. Las principales variedades que se pueden encontrar en las orillas de caminos y campos: el Llantén menor, de hojas lanceoladas; el Llantén mayor de hojas ovales o elípticas; y el Llantén mediano de hojas elípticas y pelos sedosos.

 

   Estas tres especies tienen cualidades y usos parecidos.

   Propiedades:

   El Llantén es muy útil como infusión contra todas las afecciones de las vías respiratorias, sobre todo en los casos de catarro, tos, tos ferina y asma pulmonar. Alivia las anginas.

   El asma pulmonar se combate muy bien con una infusión de llantén y tomillo, a partes iguales. Es recomendable también para combatir afecciones del hígado y la vejiga.

   Es muy buen diurético.

 

 

   El jarabe de llantén es un buen depurador de la sangre.

   Las hojas acabadas de coger y machacadas aplicadas en forma de apósito, ayudan a curar y cicatrizar las heridas, cortaduras, picaduras de avispa, e incluso las mordeduras de perros y bichos venenosos.  También puede utilizar para sanar ampollas.

 

Algunas formas de uso:

   Infusión:

   Se vierte una cucharadita repleta de hojas en una taza de agua hirviendo y se deja reposar momentáneamente. También, es aconsejable recoger las hojas en la primavera o el verano. Guardarlas en recipientes herméticos, en lugares con poca luz.

   Apósitos con hojas frescas:

  Hay que lavar las hojas y después se machacan en un mortero hasta que se crea una papilla. Esta se aplica directamente a las zonas dañadas del cuerpo.

   Forma de Jarabe:

   En primer lugar, poner unos cuatro puñados de hojas de Llantén por una máquina de picar. También, a esta masa  se le añade unos 300 gr. de azúcar moreno y 250 gr. de miel. Poner al fuego con un poco de agua. Se agita y se hierve lentamente hasta que se se espesa. Se vierte caliente, en botes de cristal y después se guarda en la nevera.

Si te ha gustado y quieres saber más, pincha aquí.

 

Compartir Publicación: