Huevo, un alimento que nuestro cerebro necesita, ¿Por qué?.

   Muchas veces tenemos miedo a consumir el huevo mas de una o dos veces por semana, pero tenemos que saber que es un alimento que nuestro cerebro necesita.

   Existen muchos prejuicios para con el huevo, pero es muy recomendable tomar este alimento, ya que tiene un alto valor nutricional y porque no hay razón para no incluirlo en una dieta sana.

 

 

   Nos aporta proteínas muy completas.

   El huevo nos aporta pocas calorías a cambio de nutrientes muy beneficiosos. Es una fuente de proteínas de alta calidad y proporciona todos los aminoácidos esenciales. Entre ellos se encuentra el triptófano, que es el precursor de la serotonina que hace que nos sintamos de mejor o peor estado de ánimo.

   También contiene ácido fólico y vitaminas B2, B6 y B12. Que juegan un papel muy importante como protectores de las funciones cognitivas.

 

   Sus grasas son mejores de lo que se cree.

   Con el paso del tiempo, hemos ido disminuyendo el consumo de huevo porque se le ha relacionado con altos niveles de colesterol, ya que es uno de los principales nutrientes que tiene la yema.

   Pero ahora ya se sabe que lo que nos influye mas en la hipercolesterolemia o colesterol alto, es la ingesta excesiva de grasas saturadas y grasas trans. El huevo en cambio contiene ácidos grasos poliinsaturados y monoinsaturados.

 

 

   Ahora hablamos de la colina.

   La colina es una sustancia fundamental para el desarrollo y funcionamiento normal de las células. Interviene en el transporte de las grasas y forma parte de algunas membranas celulares. Entre ellas la esfigomielina que se encuentra en la mielina que recubre las neuronas, y la acetilcolina que es un neurotransmisor cerebral.

   Por tanto, la colina es un factor que mantiene las estructuras y funciones cerebrales en buen estado. Su aporte suficiente es fundamental para conservar una buena memoria.

 

¿Sabías que..?.

   Según guías alimentarias para la población española, una persona puede consumir huevo de tres a cuatro veces por semana. Siempre que no tengamos alguna contra-indicación médica.

    Si te ha gustado, y quieres saber más, pincha aquí.

 

Compartir Publicación: