El te o infusión de hoja de olivo, ¡algo más que nos da el olivo.!

  El te o infusión de hoja de olivo: Propiedades y beneficios.

   Son conocidas las cualidades del aceite de oliva, pero hay algo más que nos da este árbol, las hojas, con ellas se puede realizar el te o infusión de hoja de olivo. Estas pueden tener propiedades curativas, ayuda a luchar contra una serie de problemas de salud.

 

 

   Las propiedades fitoquímicas de la planta, son las que la ayudan a protegerse de enfermedades y plagas. Uno de ellos es la oleuropeína, que es el  responsable de los beneficios en la salud humana.

 

   Propiedades de la oleuropeína:

   Para luchar contra:

   La osteoporosis: 

   Se ha descubierto que la oleuropeína tiene el talento de inducir a la producción de células óseas, evitando la pérdida de la densidad ósea, ayudando a atacar la osteoporosis.

   El cáncer:

   Se ha revelado que los componentes activos de las hojas, pueden ayudar a parar la reproducción de células cancerigenas, en el caso de cáncer mamario en el sexo femenino y las células del melanoma. El fitoquímico ha frenado el desarrollo de las células cancerigenas y, en ciertos casos, inclusive las ha destruido. Los estudios se realizaron con ratones.

   La hipertensión: 

   La oleuropeína, también, es capaz de calmar los vasos sanguíneos, bajar la presión arterial y evitar la formación de coágulos de sangre. Además, el te o infusión de hoja de olivo, ayuda a aumentar el flujo sanguíneo en las arterias y regular los niveles de azúcar en sangre.

 

  Bacterias y los Virus: 

   La oleuropeína y otros componentes que se hallan en las hojas, tienen una propiedad única, que hace, que sean  eficientes en la lucha contra microorganismos, como bacterias y virus. Esta propiedad inhibe la capacidad del virus a generar aminoácidos, impidiendo reproducirse. Además, actúan contra los microorganismos, lo que invita a solucionar el problema, sin efectos secundarios. 

 

   Como antioxidante:

    Las hojas, también, contiene un alto contenido en  fenoles, estos son antioxidantes que neutralizan los radicales libres. Los radicales libres son, componentes activos, que hacen envejecer más rápido a nuestras células.

 

 

   Como anti-inflamatorio: 

   La forma más usual de, el te o infusión de hojas de olivo, es el tratamiento de varias infecciones. La actividad de la oleuropeína, ayuda a reducir las inflamaciones.

 

   Mejora el sistema inmunológico: 

   Los componentes en las hojas de olivo, aceleran la actividad de la vitamina C. Este aumento de actividad ayuda a la vitamina C a hacer mejor su función, colaborando a mejorar el sistema inmunológico. También, parece que el te o infusión de hojas de olivo, es útil para, resfriados, gripe e incluso herpes.

 

   Preparar el te o infusión de hojas de olivo.

   Se pueden utilizar hojas frescas o secas. Utilizar un promedio de 100 a 150 hojas de olivo frescas por un litro de agua. Si decides usar hojas secas, reduce la cantidad 1/3. Limpie las bien, dejándolas en agua con bicarbonato durante unos minutos, después, lave y enjuague las bien.

   Coloca las hojas en agua y hacerlas hervir. Después, baje el fuego y cocínelo durante 15 minutos.

   Finalmente, traspasar el liquido, sin las hojas, a botellas de cristal y guardarlo en el frigorífico.

 

   Cómo hacer un buen uso de el.

   Consumir una cucharadita tres veces al día, con las comidas. Si encuentra el sabor del te o infusión demasiado intensa, añadir un poco de agua. 

 

   A tener en cuenta.

   Beber te o infusión de hojas de olivo, puede causar en algunas personas una reacción de desintoxicación. Pueden experimentar un incremento en síntomas como fatiga, diarrea, dolores musculares y articulares, erupciones cutáneas y / o espinillas. 

   Es posible que interfiera con algunos medicamentos. Ante cualquier duda o problema, es mejor consultar a su médico antes de usarlo.

Compartir Publicación: