Un abrazo, con gusto, sinceridad y aprecio, ¿es capaz de?

   Diez abrazos al día, llenaras tu vida de felicidad.

   Un abrazo, dado con placer, confianza y afecto, es capaz de crear y estimular las endorfinas, hormonas de la felicidad y el placer. Y cuando este flujo hormonal ocurre en el cerebro y se reparte por el cuerpo, se elaboran y activan funciones y cambios de todo tipo:

 

 

 

  • El sistema inmunitario se fortalece y se hace más resistente a virus, bacterias y contagios.
  • Las endorfinas fabricadas de manera natural con el abrazo ayudan a crecer el entusiasmo, la alegría, eliminan el dolor, físico o emocional.
  • El efecto de placer ayuda a subir la confianza y la autoestima.
  • Se produce un efecto de seguridad.
  • Los bebes y los niños llegan a sentir alivio a sus temores, miedos e inseguridades.
  • A la gente joven les da seguridad y les ayuda a ser más analíticos.
  • Se transmite una sensación de unión y de comprensión.
  • Ayuda a favorecer las ganas de vivir.
  • Da calma y efecto de placer.

   El abrazo no sólo algo afectivo, su poder amoroso y ciertamente medicinal, es más que un simple saludo o consuelo. El abrazo es una de las medicinas más antiguas que han existido, es la primera acción que una madre tiene con su pequeño, el abrazo representa la protección, la ternura y la confianza.

  

   ¿Cuando necesitas un abrazo o darlo?

  • Cuando te sientes poco entusiasta.
  • O te encuentras enfermo.
  • Si tienes dolores en el cuerpo.
  • Te encuentras deprimido o desanimado.
  • Cuando te sientes inseguro, solo y no comprendido.

   Pero no solo tienes que tener estos síntomas para abrazar no es necesario esperar a que esto ocurra para pedir o abrazar a alguien. La abrazoterapia tiene el mismo poder que tiene la música que nos gusta, o la risa, o bailar con placer.

 

 

 

   ¿Te es difícil dar un abrazo?

   A las personas que no se desarrollaron bajo un circulo afectivo de abrazos, por lo general suelen tener problemas más tarde para acercarse físicamente a las personas. El abrazo no solo acercamiento físico, también es emocional, lo cual  a algunas personas puede inquietar. Sin embargo, se necesita vencer la barrera del acercamiento físico si realmente queremos comprender y permitir que el corazón se hunda con afecto en otro ser humano.

   A veces, el abrazo se disfruta poco, cuando no estamos acostumbrados a darlo, es por eso que al principio se debe practicar, quizás empezar por no dar un abrazo muy largo, también abrazar a alguien cuando lo saludamos, o acercarse más a menudo a los hijos o los padres y ofrecerles un abrazo con cualquier excusa. Poco a poco se debe de hacer del abrazo algo más cotidiano, acostumbrar al corazón a dejarse fluir por los brazos y dejar pasar su cariño hasta el cuerpo de la otra persona, con practica se lograra cada vez realizar esta acción medicinal y placentera.

 

   ¿No tienes ha nadie cerca que te abrace?

   Si necesitas que te den un abrazo y no hay nadie cerca, ve y busca un árbol cerca de donde estés, y dale un abrazo. Si nunca lo has hecho, no te la puedes perder.

  Abrazar a los niños es una de las mejores formas de transmitirles seguridad y ayudarles a construir una personalidad más confiada y digna. Los niños que son abrazados a menudo tienen más confianza y seguridad en ellos.

    Los niños que no han sido muy abrazados por lo general se sienten más solos y desconfiados, mas inseguros y poco valiosos. Si tienes niños y no los has abrazado muy a menudo. Quizás es buen momento de que empieces a practicarlos; entre más pequeños son los niños más puedes acostumbrarlos a recibir y dar abrazos. 

 

   Abrazar a los niños les ayuda:

   Impulsa su autoestima y valor personal.

   Crea un carácter seguro y creativo.

   A desarrollarse más saludables e inteligentes.

  Es bueno enseñarles a abrazar a sus hermanos, amigos, primos, etc.. Esto aumentará los lazos afectivos y les ayudara a sentirse más unidos a ellos.

   Con estos beneficios nunca será mal momento para empezar a abrazar. Empezar a abrazar seres humanos quizá sea el primer paso para aprender  a abrazar cosas realmente grandiosas en la vida.

 

Compartir Publicación: