Centella asiática. ¿Que sabes de ella?.

 Todo lo que debes saber sobre Centella asiática.

    La centella asiática es una pequeña planta que tiene unas hojas estriadas y crece a pocos centímetros de la tierra. Por la fama que ha adquirido, no es difícil encontrarla en tiendas para cultivarla en exteriores e interiores. La centella asiática se puede consumir en crudo, no es nada raro encontrarla como ingrediente en las ensaladas con recetas asiáticas.

 

 

   Sus usos comerciales van mucho más allá y se utiliza en aceites y compuestos que tienen muchas propiedades.

   Propiedades de la centella asiática.

   La centella asiática destaca por sus propiedades:

   Cicatrizantes.

   Antiulcerosas.

   Es un elemento esencial en tratamientos psiconeurológicos.

   Propiedades anticonceptivas que se han utilizado en diversas fórmulas de anticonceptivos aislando los elementos que propician esta acción de la centella asiática.

 

   En la alimentación.

   Propiedades antioxidantes tanto para la piel como para el organismo. Por eso puede consumirse en ensalada.

 

 

   En cremas.

   Es habitual verla en fórmulas químicas, pero también se utiliza para la creación de pomadas naturales.

   Su efecto antimicrobiano hace que sea particularmente recomendada en el uso como pomada de pies y manos.

   Tiene propiedades inmunomoduladoras y se utiliza en algunos fármacos que se aplican ante dolencias que tienen que ver con el propio sistema inmune.

   Aunque son muchas las propiedades medicinales de la centella asiática. La planta también tiene otros efectos más empleados en cuanto a la belleza y a los tratamientos naturales de cosmética.

    Es una planta que consigue devolver a la piel su hidratación natural.

   Es adecuada no solamente para todo tipo de pieles,  funciona en las pieles sensibles y en aquellas que generalmente presentan alergias a productos químicos e incluso a productos naturales.

 

   En cosmética.

    Las propiedades de la centella asiática permiten el uso de la planta en ungüentos para tratar zonas ya afectadas por alergias o rojeces provocadas por el uso de cosméticos.

   En cosmética, uno de los usos más comunes de la centella asiática es el de crema para combatir la celulitis.

   Existen fórmulas caseras que la combinan con miel y café que dan buenos resultados. También es habitual encontrarse en el actual mercado con algunos productos que incluyen parte de sus componentes en la fórmula. Para luchar contra esta acumulación de grasa.

   Aporta también nutrición e hidratación al cabello. Por esa razón, también es habitual que se hagan mezclas con esta planta para conseguir productos para su cuidado hechos en casa.

   Una de  las recetas caceras  es la que se hace una infusión con la planta en natural y luego se aplica en forma de spray. Se consigue una hidratación instantánea y es muy fácil de utilizar.

   Precauciones a tener en cuenta con el uso de la centella asiática.

    No se recomienda el uso de esta en ciertos casos y que su manipulación debe hacerse con cuidado, sobre todo, si se mezcla con otros productos que pueden generar reacciones no deseadas.

   Sigue estas recomendaciones para no tener ningún tipo de problema con esta planta con tantos usos medicinales y cosméticos:

   No está recomendado el uso de la planta durante el embarazo y el período de gestación.

  No se debe utilizar la centella asiática en niños menores de 3 años.

  El consumo de centella asiática en ensaladas. Debe hacerse asegurándose de que no se han utilizado pesticidas u otras sustancias tóxicas que podrían eliminarse en el proceso de cocinado.

  La dosis que vayas a aplicar debe ajustarse a la zona a tratar. En todo caso, no hay problema por sobredosis de producto en el caso de los aceites vegetales

   El aceite de centella asiática, el bote no podrá estar abierto más de 6 meses, ya que perderá la eficacia.

   Ante cualquier duda consulte a su médico.

Si te ha gustado, y quieres saber más, pincha aquí.

 

Compartir Publicación: