Arréglate el cutis

Arréglate el cutis.

DAÑADO, ENVEJECIDO O MANCHADO.

Arréglate el cutis. Tu piel se esta volviendo con un  tono mate y un aspecto gris, puede que tu piel se encuentre deshidratada, irritada o envejecida, tienes la sensación de sequedad y ves que tu dermis tiende esta a arrugarse o mancharse con facilidad. 

 

 

Los siguientes tratamientos naturales son ideales, mirarlos.

 

Tipos de Mascarillas.

Plátano y avena.

Pela un plátano pequeño y maduro, machácalo hasta formar una masa. Vierte sobre la pasta una cucharadita de miel y una cucharada de harina de avena. Mezcla todo hasta tener una pasta uniforme y luego colócala sobre tu piel formando círculos. Déjala actuar durante 15 min. y elimínela con agua tibia. Las características suavizantes e hidratantes del plátano, miel y avena, esto será fenomenal para tu piel.

 

Melón.

Se trata de una fruta de tiempo, el melón es uno de los alimentos con remedios infalibles para una piel fresca, si tienes la suerte de encontrar un melón maduro, no dudes en comprarlo. Córtalo en cuadrados pequeños y bátelo hasta que obtengas una masa densa. Mézclala con la yema de un huevo y aplícala directamente sobre tu rostro durante 20 min. Por ultimo retira tu mascarilla con volitas de algodón sumergidas en agua tibia.

 

Uvas y cerezas.

Muele con un tenedor, cinco uvas verdes y cinco cerezas, añade 3 cucharadas de avena y 3 cucharadas de leche entera. Aplícala sobre el tu piel por 15 min. Este tipo de mascarillas ayudan a combatir las arrugas provocadas por la gesticulación.

 

 

Frambuesas.

Para este tratamiento necesitas 25 gr de frambuesas, una cucharada de yogur natural y otra cucharada de harina de cebada. Mezcla todo y déjalo actuar sobre tu cara durante diez min. Esto es manera dulce y perfumada forma de darle vida a tu piel.

 

Germen de trigo.

Añade cuatro cucharadas de germen de trigo en una cocción de zanahorias. Extiéndela sobre tu rostro durante veinte min. Le darás elasticidad a tu piel y además obtendrás un color saludable.

 

Miel y oliva.

En esta ocasión te aconsejamos preparar una mascarilla casera mezclando miel de abeja, suero fisiológico y aceite de oliva, todo en partes iguales dos cucharadas aprox. Con la cara recién lavada, aplica la poción milagrosa durante 20 min. Retirar con abundante agua tibia y luego humedecer la piel con volitas de algodón empapadas en agua fría para fortalecer los músculos del rostro.

Utiliza cualquiera de estos métodos, una vez por semana, verás como rápidamente lograrás el aspecto deseado.

Arréglate el cutis.

 

 

Compartir Publicación: